¿Qué son las venas varicosas o varices?

Las venas varicosas o varices son el resultado de la enfermedad de las venas, o insuficiencia venosa. Las venas se dilatan, se retuercen y se hinchan, lo que dificulta pararse, caminar, trabajar o disfrutar de sus actividades favoritas.

Las varices son venas anormales que provocan que la sangre no circule adecuadamente. Las venas se desarrollan como resultado de una presión anormalmente alta o de un alto flujo en las venas. Con el tiempo, este problema provoca molestias o dolor al estar de pie, y eventualmente hinchazón y decoloración oscura de los tobillos.

Las venas varicosas son venas dilatadas de más de 3 mm de diámetro que aparecen debajo de la piel. Las venas pueden ser de color púrpura y azul y pueden aparecer en varias áreas del cuerpo: muslos, piernas, tobillos y pies. Las varices pueden sobresalir por encima de la superficie de la piel.

La sangre en las venas sanas viaja en una sola dirección, que es hacia el corazón. Cuando hay una debilidad en el flujo de sangre causada por las válvulas de la vena, la sangre se filtra y cae en la dirección opuesta creando una vena varicosa abultada.

Los síntomas incluyen picazón, pesadez, hinchazón, ardor, hormigueo y dolor en las piernas o la pelvis. Las venas varicosas pueden convertirse en una afección médica grave; si no se tratan, pueden causar oscurecimiento de la piel (alrededor de los tobillos) e hinchazón, sangrado, úlceras o llagas en la piel y coágulos de sangre, lo que resulta en una afección llamada tromboflebitis.

Por esta razón, los pacientes con varices deben ser examinados por un profesional médico que se especialice en el tratamiento de varices.

CAUSAS DE LAS VARICES

Las venas varicosas afectan hasta al 60% de la población. Ya sea en el interior del cuerpo o fácilmente visibles en la superficie de la piel, las venas varicosas ocurren cuando las delicadas válvulas dentro de una vena dejan de funcionar. Los factores de riesgo incluyen:

  • Historia familiar: La herencia es el factor que más contribuye a la formación de las venas varicosas. Hasta el 50% de las personas con antecedentes familiares de enfermedad de las venas los desarrollarán.
  • Sexo: Las venas varicosas visibles se encuentran con casi el doble de frecuencia en las mujeres.
  • Embarazo: El aumento del volumen sanguíneo y las hormonas durante el embarazo contribuyen al debilitamiento de las venas y las válvulas.
  • Edad: Con el paso de los años de uso, las válvulas dentro de las venas se debilitan gradualmente y permiten que la sangre refluya o viaje en la dirección opuesta.
  • Lesión: Los coágulos de sangre y las lesiones en las venas pueden hacer que las válvulas ya no funcionen, lo que lleva a que se presenten venas varicosas.
  • Ocupacional: Estar sentado o de pie durante largos períodos de tiempo puede contribuir a la enfermedad de las venas. En las piernas activas, las contracciones musculares ayudan a bombear la sangre de vuelta al corazón. Sentarse o estar de pie ejerce más presión sobre las venas; tienen que trabajar más duro para hacer su trabajo.

SÍNTOMAS

Hay una amplia variedad de síntomas asociados con las varices, incluyendo venas torcidas, piernas inquietas, calambres, tobillos hinchados, dolor y decoloración de la piel.

Dependiendo de cada persona, los síntomas pueden variar, desde dolor intenso hasta la ausencia total de dolor. Los signos comunes incluyen:

  • Dolor en las piernas
  • Pesadez en las piernas
  • Comezón alrededor de las venas
  • Hinchazón de las piernas

Estos síntomas a menudo empeoran al estar sentado o de pie durante períodos prolongados. Si no se tratan, las venas varicosas pueden convertirse en una afección médica grave y pueden causar:

  • Coágulos de sangre
  • Cambios en la pigmentación de la piel
  • Sangrado
  • Úlceras cutáneas
[Total:3    Promedio:5/5]