¿Qué es la acupuntura?

La acupuntura es un sistema terapéutico holístico que se originó en China. Esta terapia se basa en una tradición milenaria utilizada para tratar a los pacientes a través de los siglos y en el Yin y el Yang, el concepto de equilibrio de la energía vital.

Cuando la energía está en equilibrio, se considera que la persona está sana. Sin embargo, un desequilibrio en el flujo de esta energía vital es la causa de las enfermedades y el dolor. La acupuntura estimula y aumenta la capacidad de autocuración del cuerpo. Su objetivo es mejorar la salud y aliviar diversos tipos de dolor.

La ciencia está empezando a demostrar que la acupuntura estimula diferentes regiones del sistema nervioso, llevando a la liberación de sustancias analgésicas naturales, como las endorfinas y las encefalinas. Además, la acupuntura ayuda a regular el flujo de neurotransmisores en el cerebro, armonizando la forma en que el cerebro envía y recibe información de los tejidos u órganos enfermos.

¿Cómo se realiza la acupuntura?

La acupuntura utiliza puntos específicos en la superficie del cuerpo, que se activan mediante la inserción prácticamente indolora de una aguja de acero inoxidable muy fina. Una vez colocada la aguja, el paciente puede experimentar una sensación local muy especial llamada “Qi”, que resulta de la activación del punto de acupuntura y muestra que el efecto terapéutico se logra.

El acupunturista puede utilizar diferentes herramientas y técnicas, además de las agujas, para estimular los puntos de acupuntura, como el láser, las ventosas, el Gua sha, la estimulación eléctrica y la moxa.

La acupuntura es una terapia personalizada, donde cada caso es interpretado y analizado de acuerdo a las características específicas de cada paciente.

¿Es segura la acupuntura?

Sí. La acupuntura es muy segura porque se realiza con agujas estériles desechables de un solo uso, minimizando el riesgo de infección.

La acupuntura es una terapia individual y personalizada. Así, la duración del tratamiento puede variar en función de las necesidades de cada paciente. En general, se necesitan unas 10 sesiones para obtener un resultado óptimo pero, por supuesto, esto puede variar en función de cada cliente y del caso clínico en cuestión.

La acupuntura puede actuar en los siguientes casos y sistemas, así como un apoyo para el rendimiento deportivo, como la prevención, en los cambios estacionales, en las adicciones y otras condiciones de salud.

  • Musculoesquelético (dolor): Fascitis plantar, artritis, reumatismo, tortícolis, dolor de cuello, ciática, lumbalgia, dolores musculares, dolores de cabeza, migrañas, lesiones deportivas, epicondilitis, calambres, esguinces, bursitis, neuralgia del trigémino, neuralgia facial, diversos trastornos de rodilla y otros.
  • Digestivo: náuseas, vómitos, reflujo gástrico, hinchazón, trastornos biliares y hepáticos, diarrea, estreñimiento, pérdida de apetito y más.
  • Circulatorio: extremidades frías, escalofríos, hinchazón, edema, hipertensión, hipotensión y otros trastornos.
  • Genitourinario y reproductivo: vaginitis, períodos menstruales dolorosos, abundantes o irregulares, fin de la menstruación, menopausia, libido, trastornos del sistema reproductivo, impotencia, problemas relacionados con el embarazo.
  • Neurológico: nerviosismo, ansiedad, estrés, insomnio, tartamudez, tics nerviosos, fobias, estado depresivo, fatiga general, obsesiones, pesadillas, vértigo, temblores, pérdida del equilibrio, trastornos del sueño, pérdida de memoria, hemiplejía, algunas formas de parálisis, algunas distrofias musculares y atrofia.
  • Respiratorio: alergias estacionales, rinitis, sinusitis, resfriados, gripe, disnea, asma, bronquitis.
  • Ocular: problemas oculares, conjuntivitis, ciertos tipos de pérdida de la visión, problemas de deslumbramiento, puntos negros.
  • Audición: algunos tipos de sordera, zumbidos en los oídos, silbidos (tinnitus), dolor de oído.
  • Dérmico: eccema, herpes zóster, forúnculos, dermatitis, psoriasis, acné, urticaria.
[Total:1    Promedio:5/5]